www.educacionyliteratura.com

Las aulas del siglo XXI

LA EVALUACIÓN INICIAL ¿POR QUÉ EVALUAMOS TANTAS VECES A LOS NIÑOS ?

 

LA EVALUACIÓN  INICIAL

 

¿Por qué evaluamos tanto a los niños?

¿De verdad consideramos que es útil, necesario, sano, constructivo y pedagógico evaluar tantas veces a los niños?   ¡Tal vez, resulte ser una técnica fabulosa para calmar nuestras conciencias pedagógicas!

Y ahora de moda … La evaluación inicial… ¡Lo que nos faltaba!

Pruebas tan largas como la historia interminable. Alejadas de la realidad de los niños, de sus intereses y destrezas.

¡Venga poner notas a los Niños! ¡Calificaciones para ellos por todas partes! En plataformas, en espacios digitales, en cuadernillos de evaluación, en enlaces… sesiones tras sesiones. Cuando ni siquiera sabemos que tal lo han pasado en verano y que les preocupa a ellos y a sus familias en este curso.

Nuestro sistema de evaluación  ha perdido la noción de lo evaluable, porque es momento de saber que el caos  en el que navegamos ha tocado fondo, y si no lo saben, ni lo conocen,  imagínenlo, al menos.

La educación …

¡No sólo se trata de dejar a los niños en alguna parte!

Nada se mantiene en pie, ni la organización escolar, ni el currículum ni las mil y una especialidades, ni las imaginarias coordinaciones, ni las aburridas, desfasadas e inoperantes metodologías etc. Que por cierto, son las mismas patrocinadoras de nuestros sistemas de noticias nacionales e internacionales. A todo esto, se le denomina poderes fácticos. El equivalente a dominarnos intelectual y educacionalmente.

Y aún así… ¡Venga poner notas a los niños!

¿Tenemos idea del desastre existencial y educativo que han generado las ocho leyes de nuestra falsa democracia? Aplicar ocho leyes educativas, da para generar mucho desastre, desorganización y caos. ¡Caos, esa ha sido la verdadera meta del sistema global!

Evidentemente somos un país sin identidad ni ideología educativa alguna. Pero, es lo mismo. ¡Nosotros evaluemos a los niños! Sin ni siquiera saber lo que estamos haciendo con ellos.

Todo se ha convertido en una pantomima de disimulo cómplice y ridículo pero osamos jugar con el conocimiento, la sabiduría, la estima la creatividad y los sentimientos de los más pequeños, en un sistema educativo, obsoleto y caducado que no ofrece alternativas ni conductuales, ni cognitivas, ni sociales a unos tiernos ciudadanos. Niños, que se encuentran ante una sociedad  absolutamente  engañada, dominada,  desgastada y acabada.

Pero, es igual… la cuestión es evaluar a los niños, y quedarnos tan frescos.  Si las familias, la sociedad realmente conociera, la composición paranoica   de los indicadores de evaluación, el sinsentido de las rúbricas y la locura colectiva a la que nos sometemos todos, cuando evaluamos, realmente desearían   que dejáramos a los niños en paz.

No es momento de evaluar como si nada estuviera pasando cuando se nos desmorona la Humanidad entera delante de nuestras narices.

Y… ¿Quién evalúa   el sistema educativo? ¿he?

¿Quién evalúa a sus gobernantes, a sus autoridades «competentes» a sus directores? ¿Quién evalúa a sus docentes y nuestra   capacidad de actuación?  ¿Quién evalúa la magnitud de lo que está sucediendo y la repercusión en las   almas de los más pequeños?

No estaría nada mal, comenzar evaluando el disimulo cómplice, que no va a llevarnos muy lejos.

Probablemente comenzar a disfrutar de la educación ante este nuevo mundo, debiera convertirse en nuestro principal reto de hoy, existen multitud de fórmulas para guiarles y reconducirles, disfrutando de un proceso educacional que necesita de los más expertos, apasionados y conocedores de la educación pública.

Y, de entrada, no hablar de ello y evaluar sin más, no ayuda nada.

 

                           CarmenSoledad García

 

 

LA PEDAGOGÍA DEL MIEDO ¿PIENSAS EDUCAR A TU HIJO EN LA PEDAGOGÍA DEL MIEDO?

La pedagogía  del miedo.

Etimológicamente  la palabra miedo se define como la sensación de angustia  provocada por la presencia de un peligro real o imaginario.

Los patrones conductuales sinónimos  que pueden asimilar los niños  son:

Temor, terror ,pavor, pánico, espanto ,horror, alarma, susto, recelo aprensión, desconfianza ,turbación,

desasosiego y cobardía.

Frente a sus dos grandes antónimos :

La valentía.

Y la tranquilidad.

¿De veras que vas a educar a tu hijo en el miedo?

Julio  2020 , Carmen Soledad  Garcia

MANIFIESTO PEDAGÓGICO

MANIFIESTO PEDAGÓGICO
¡Ámame Edúcame! Educación y Literatura Colección
Las Aulas Del Siglo XXI MANIFIESTO

1- Por la lealtad de la Educación Pública educad a los Niños en su mayor expresión.
2- Decir no en su momento, es abrir las puertas del sí.
3- Consentir a los Niños, es igual que reconocer nuestra comodidad.
4- Cada capricho concedido a un Niño, es como andar los peldaños hacia atrás, correremos el riesgo de caernos.
5- Cuando un Niño nos desafía, está probando nuestro carácter.
6- Un niño con carácter insolente, es fruto de la pasividad del adulto que le reconduce.
7- Los Niños de esta época tienen problemas de atención, porque nada de lo que ven les interesa.
8- Cuanto más se aleja al Niño del entorno natural, más se aleja al hombre de su esencia.
9- La Escuela Pública debe enseñar a los Niños a ser Buenas Personas.
10- La historia reciente de un país, es la vitamina que debemos ofrecer a nuestros alumnos en el interior de las aulas.
11- La Escuela Pública nunca debe ser caldo de cultivo del tedio y el aburrimiento.
12- Los Niños gritan, porque en realidad nadie les escucha.
13- Cada minuto en la Escuela, debe ser para construir, jamás para destruir.
14- Si de pequeños enseñamos a los Niños a pensar. De mayores darán soluciones acertadas a sus pueblos.
15- Un Niño es sensible al tacto, como el perro lo es a las caricias.
16- La sonrisa de un Niño, es su mejor manera de darnos las gracias.
17- La decadencia de un país es la responsabilidad de sus adultos y la esperanza de evolución para sus Niños.
18- Desde la ventana del aula, los Niños ven por primera vez su país.
19- El maestro debe ver a sus alumnos como seres sensibles y no como expedientes ni hojas de archivos.
20- Dejad que los Niños se expresen y observemos el mundo a través de sus dibujos, cantos y frases.
21- Para los Niños el mundo es de color…pero el adulto se empeña en ofrecérselo en blanco y negro.
22- La disciplina es necesaria a los Niños como el agua lo es a las plantas.
23- El Maestro de Escuela debe llevar el entusiasmo en su mirada y en sus manos.
24- La familia es la primera educadora de los Niños. La Escuela debe ser la segunda.
25- El modelo de una nueva sociedad se piensa y se dibuja en nuestras aulas de hoy.
26- La pasividad de un Niño, es directamente proporcional a la pasividad del adulto que le guía.
27- Eduquemos dulcemente a nuestros Niños y el país dará su dulce fruto.
28- Los Niños actuales, viven dispersos y sin atención. Sin ilusiones, igual que sus mayores.
29- Una Escuela Pública enmudecida, refleja la agonía de su patria.
30- Un niño desafía al mundo, cuando antes éste lo ha desafiado a él.
31- La Buena Educación tiene mucho que ver con hacer las cosas bonitas.
32- Si a los Niños se les permite gestos de mala educación, el país tendrá futuros ciudadanos débiles y mal educados.
33- Y la debilidad del Ser Humano es el arma más eficaz para poder ser dominado. Carmen Soledad García