www.educacionyliteratura.com

Las aulas del siglo XXI

PARA QUÉ FUERON INVENTADAS LAS ESCUELAS PÚBLICAS

 

Cuando se admite que la literatura, puede llegar a convertirse en el medio más sencillo para transformar el nuevo mundo, con una dosis
exacta de veracidad y certeza, es porque se tiene muy claro, que se abandona la actitud de oscurantismo, lucha y enfrentamiento para posicionarnos ante el constructivismo más absoluto. La deconstrucción del sistema educativo público y reglado está tocando su fin, se atisba la luz del nuevo amanecer para la educación pública, no sin antes reconocer su absoluto fracaso, así como desestimar completamente la idea de, ¿para qué fueron inventadas las escuelas?

Y miramos a los cielos esperanzados en que alguien nos tienda una mano para transportarnos a otro universo educativo y seamos absorbidos. Es imperiosa la necesidad de saltar a otro plano, a otro universo cósmico, a otras formas de ser, vivir y entender la enseñanza y la educación pública. Se asume el estado de agotamiento y en ocasiones podemos sentirnos cansados de soportar y por supuesto, se acepta que no podemos quedarnos con los brazos cruzados ante los fracasos. Entonces, todos los esfuerzos, y todo aquello vomitivo que se ha soportado comienza a expulsarse a través de la belleza de la palabra, a través de la literatura, a través de sus distintas modalidades y a través de una prosa lo más poética posible para que llegue a los lectores la realidad que vivimos aquellos profesionales de la enseñanza que poseemos una sensibilidad especial para entender que el proceso educativo que actualmente se está llevando a cabo, está caducado. Y lo más grave es que si continuamos ingiriendo sus doctrinas, corremos serio riesgo de contaminarnos intelectual y emocionalmente, eso, si no lo estamos ya.

Urge entrar en estado de consciencia educativa, urge analizar la realidad, así como analizar los espacios tan herméticos caóticos y olvidados en los que se están convirtiendo las escuelas. Espacios desaliñados en todos los ámbitos, físicos, emocionales e intelectuales. Desnudar el cuerpo docente es un auténtico desnudo del alma. ¿Qué habían pensado?, es un libro emotivo, seductor, capaz de generar un nuevo movimiento pedagógico en torno a las Aulas Del Siglo XXI, es un libro de divulgación, humilde, honesto y sin ningún

tipo de pretensión económica, es más, si en algún momento se rompiera con él la barrera de los sueños, serviría para apoyar el renacimiento de la nueva educación.

Lejos de hacer una crítica destructiva en el interior de la obra, se hace un profundo análisis vertical desde el nuevo rol del docente y su sacrificada y agotadora labor, hasta analizar el dolor que se acumula en la vida del maestro interino, su soledad y aislamiento profesional. La figura despectiva del “sobrante maestro de apoyo” y pará qué fue diseñado.

Tratamiento del concepto de “cuerpo laboral”.
Se está poniendo de moda corporativizarnos en los trabajos, secuenciarnos, clasificarnos, y especializarnos, desintegrando así el concepto humanitario del ser, como “ente laboral” teniendo en cuenta que el corporativismo es un sistema de organización y pensamiento político-laboral, de ordenamiento global, que considera a la comunidad como un organismo sobre la base de la solidaridad social, es decir, trabajar bajo el sometimiento intelectual y económico más absoluto.

Se profundiza en la obra lo evidente de cuanto está aconteciendo en estos momentos en el mundo y la nula respuesta que estamos dando como docentes, a los niños.
Niños desmotivados, nerviosos, irascibles, enfadados, enfermizos, sin ganas de aprender” la metamorfosis de unas ranas que ya no escuchan”.
Se ofrece un magnífico manifiesto pedagógico con un tratado de disciplina urgente (para poder frenar de inmediato la cantidad de conductas disruptivas e insoportables, que tenemos que soportar).

Y en último lugar Sarasvati, se presenta al final del libro, como una alternativa lingüística a la deconstrucción, y a la crítica desgarrada, utilizada, para atender las nuevas Aulas Del Siglo XXI. (Como si de una Diosa del lenguaje se tratara, de la espiritualidad y del conocimiento).Teoría lingüística constructivista. Con una posibilidad y propuesta final de trabajar la creatividad del lenguaje en clase, lejos de estereotipos intelectuales, donde el cuento, la narrativa infantil, los proyectos literarios en general, la canción, la poesía y la expresión

libre del niño, desde su interior, hasta la necesidad más imperiosa de conversar y compartir lenguaje con sus compañeros y maestros, sean las bases de esta nueva forma de interactuar en Las Aulas Del Siglo XXI.
En estos proyectos de lengua, no caben las órdenes de ¡SIÉNTATE niño Y CÁLLATE! Por el contrario ofrecen una infinidad de recursos para lanzarnos a un abismo educativo NUEVO, dando igual si nos quedamos flotando en el aire o aterrizamos sobre nuevos bosques, nuevos mares, nuevos ríos o nuevos ecos lingüísticos, donde la palabra en los centros de enseñanza, se convierta en efecto energético de vibración y de BELLEZA, en mayúsculas.

¡Porque la mayúscula, cuenta!

Carmen Soledad García

 

Compartir:

Carmen Soledad García

Carmen Soledad García

“Sin la experiencia, de nada nos sirve la teoría del conocimiento"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Redes sociales

Lo más leído...

Suscríbete a mi blog

Sin spam, notificaciones solo sobre nuevos  libros o artículos.

GÉNERO vs. HUMANIDAD

  GÉNERO  vs. HUMANIDAD No deberíamos  celebrar ningún  día  impuesto por una agenda globalista que no nos hace ningún  bien. No deberíamos  celebrar  rivalidad  , 

Leer más »

SE FIRME

Sé firme. Sé firme cuando la energía ancestral  aún pugna su última batalla entre el amor y el dinero. Sé firme, cuando el dolor de

Leer más »